Si no tenía pensado hacer esto y ahora lo hago, porque pensé alguna vez hacer algo que sabía que no debía hacer? Un día, un rato, una escena…. una voz, una llamada, una escena…. un lamento, una sonrisa, una escena…. una puerta de una pensión, un bar de confesionarios de noche, una escena…. unos kilometros, un coche, una escena…. no lo pienso, me voy. Lo estoy pensando pero no me echo para atrás, sigo. Quiero llegar y no llego; una canción, otra canción, varias llamadas de celular, estoy llegando. Me aterro y me agobio. Mi coche no cabe en ningún rincón de esa bendita ciudad. Un negro, un moro, una gitana…. no se a quien de ellos atropellaría con mi coche que debería escoger. De todas todas, hubiera sido injusto. Un criminal. La noche se tiñe de sangre porque pienso que no llego. Llego. Me cambio y perfumo mi calenturienta mente. Suspiro. Los veo, ahí están. Nada ha pasado, un tupido velo se corre en el camerino de la pasión. Y está ella, ella tambien. Tambien están ellas, las otras. Las otras son todas, no falta nadie. Todos nos conocemos. Me abruma. No soy tan importante como para hecharme en falta. Yo tambien me alegro de tenerlos. Muchas chicas guapas: morenas, rubias, castañas. Una cerveza, un pecado estoy esperando…. El único pecado hubiera sido no acudir.
Canción para hoy: «Escenas», Naïf

Un comentario

  1. Gracias por volver a deleitarnos con tus escritos, mi insistencia dio sus frutos…

    nos vemos el 9, no?? estamos en contacto juanin

    Besos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.