Yo, que bendigo vuestro tacto, santifico vuestro aroma, adora vuestra compañía me acerco irreversiblemente a la misoginia más contradictoria, el rechazo más abrupto a vuestros deseos, el insolente deseo de besos consentidos pero a la necesaria ausencia de mis encantos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.