Anoche, hice uno de los viajes más meditativos en el trayecto salamanca – madrid. Sin duda, en busca perpetua de mi sitio idoneo. No se si está en Honduras, o en Salamanca, o en Cuba, o en Argentina o quizás en Madrid. Tuve un pensamiento intenso con mi triqueñita. Tambien con el mar… y todo fuera de lo que pesa. En fin, es dificil que continue en Madrid. Quizás es una ola de pesimismo o mejor dicho de excepticismo. Ahora, no duden que el viento soplará a favor. Ahora hay que embestir al abordaje este jodido mes de julio. Por cierto, hoy comienza la Semana de Misión Joven en El Espino, Burgos. Más de 300 jóvenes estarán meditando, reflexionando y conviviendo, intercambiando experiencias… Añoro el momento. El tiempo pasa y en ese lugar ya no puedo estar. El Espino es el lugar donde encuentro el carma… castellanizando el término encuentro la calma necesaria para tomar oxigeno. Pero este año toca aspirar de la atmosfera contaminada de Madrid. Ya está preparada la lista de canciones. Pero no son diez, la dejo en siete.. un numero perfecto para la civilización griega.
Canción para hoy: «Todo cambia», Mercedes Sosa

3 comentarios

  1. Eres un agonías, Juan. Nunca estás donde quieres y nunca haces lo que te apetece. En tus manos está, deja de quejarte y ponte a ello.
    Ya te contestaré al e-mail.
    Angélica.

  2. pues si que es cierto; adaptarse a lugares diferentes es muy dificil, pero tu lo lograras, aunque yo se que realmente tu sitio idoneo esta en Honduras, jajaja, me encanta que te acuerdes de mi.
    saira

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.