Poco debo decir, poco debo protestar. No tengo derecho pero la rabia me impide aplicar la cordura. Que hay mucha gente que está peor que yo . Lo se. Pero no hacer lo que uno quiere llegar fosilizar el pensamiento positivo. Ni el covid, ni cualquier desamor, ni cualquier….. nada me ha dejado tan tocado como el jodido tendón de aquiles. Se está vengando de mi. Prometo que cuando me recupera y pueda volver voy a devolver el sufrimiento al demonio. De la mejor manera que se.

Prometo que nunca me olvidaré de estos meses ni de las semanas que quedan por delante pero…. volveré a disfrutar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.