No conozco la palabra en inglés. Es igual para mi. Sus labios hablan en una lengua que a la fuerza tengo que practicar pero mi única intención al asistir a su clase regalarme una hora de felicidad, dos semanales. Esa voz con tintes de Bonny Tyler y la dulzura de Amaral regalan a mis oidos una paz… Miro sus ojos a sabiendas que necesito observarla para entender algo y intento leer sus labios no para descifrar las palabras, si no para imaginar su tacto. Estoy completamente enamorado de mi profesora de inglés.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.