No resulta sencillo ser fiel a la conciencia y menos intentando no molestar. Pero en este diván tan personal y de postura única, las hazañas o desgracias son íntimas y privativas con lo cual nunca serán iguales a las del resto de la gente aunque verdaderamente tampoco lo pretendo. Al fin y al cabo cada uno vive como quiere y generalmente a nadie igual.

Un año fatídico para la humanidad. Lo recordaremos siempre este veinte veinte. Y yo también lo evocaré por siempre.

Empezó el año con la ilusión de un amor y acaba el año con la alusión eterna a otro.

De lo que quería a principios de año, ¿que se ha cumplido? Nada. Todo ha degenerado en un desorden que deja este año tan anormal.

Claramente lo peor ha sido la soledad. La falta de un abrazo. No compensa los recibidos en dos meses la ausencia de ellos el resto de los otros diez. Porque nunca hubiera llegado a pensar que un abrazo vale más que un beso. Y ahora lo pienso con todo el fervor de mi alma. Y no solo un abrazo de la mujer que amas o deseas, he añorado mucho más los abrazos de la gente a la que quiero desde hace tanto tanto tiempo. Esos encuentros fortuitos con gente que aprecias y que no podían iniciarse con un abrazo. Lo peor del año ha sido la falta de abrazos.

Y sin embargo, de todo lo demás yo no tengo queja. Es dificil afirmarlo pero es así. Con una tranquilidad laboral envidiable no puedo pedir más que lo que ha pasado. Ninguno de mi círculo más cercano ha estado gravemente enfermo. Si amigos y conocidos. Que te duelen pero uno sabe que lo que más le resquebraja es el dolor de tu alrededor más íntimo. Y todas y todos han estado sanos.

Lo pasé peor los diez días confinados en mi precisosa casita nueva con patio que los tres meses en el piso con mi madre.

#vivocomoquiero

elambulante

A raiz del aislamiento al que nos hemos tenido que someter he utilizado más mi brazo derecho para ejercer el derecho y la obligación del onanismo casero que para brindar con la copa repleta de vino con mis amigos y amigas y aunque esos meses en casa la cerveza fue el ingrediente más habitual de mi dieta su ligereza permitía cogerlas con la mano izquierda. Realmente esta distancia personal y humana tambien nos somete a los solteros y solteras a los más difíciles momentos de la relación humana porque añoras algo que sabes que la otra parte quizás también necesita pero ante la dificultad de conocer personas el equilibrio se vuelve imposible.

Así que ante la soledad emocional tomé buenas decisiones. Y eso lo celebro. Los grandes obstaculos no los he saltado, los he sorteado y se me ha generado una satisfacción inmensa. Y he aprendido a ser paciente. Y eso, lo celebro sobre manera.

No es un ningun regalo aquiesciente con mi paz interior, así lo siento. Un año absolutamente dramático y extremadamente agotador y exigente para una gran parte de compatriotas y ciudadanos del mundo yo he vivido privilegiadamente y cuando he tenido que decidir lo he hecho acertadamente. No me resulta sencillo decirlo pero lo he vivido.

Hasta de las desgracias siempre se pueden sacar cosas buenas y no es que se pueda, es que se debe. Porque solo hay una certeza y es que sigo vivo. Y eso, este año, ya es mucho.

Buen año 2021lleno de buenas decisiones.

Canción para despedir el año: «All I want is you», U2

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.