Cada vez que por sorpresa veo «Los puentes de Madison» se pone me pone cara de tonto, ensimismado, con los ojos llorosos pero no de tristeza ni melancolía sino una serie de sentimientos que aunque contradictorios me hacen feliz. Y su música es el mejor remedio para conciliar con mucha paz el sueño.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.