Pocas veces me produce tanta satisfacción un comentario en mi blog, algún perdido lector leyó uno de mis enunciados, y al volver de la «tierra prometida» me congratulo en constestarle, en contestarte; querido amigo o amiga, pragmatico soñador, ilusionista nocturno… que bonito que escribiste. Y puede que tengas razón.. debería escribir algo más sobre nuestro pueblo, aunque hoy no es mi mejor dia para escribir de esto. Domingo noche, tú quizás estes empezando la noche en el último día de la aburrida fiesta del Hinojal. Yo me voy a ir a la cama, estoy cansado, fatigado y un poco abatido de toda la semana. No ha sido una semana excesivamente feliz. No tengo muchos motivos para decir que ha sido una semana inolvidable. No me importa saber quien eres. Si eres tú o ella, negro o blanco, azul o amarillo; no me importa. Y si quieres que hable de Paradinas… buf, me lo pones muy dificil, demasiado. Es dificil explicar que de un pueblo pequeño, apenas sin movimiento, apenas sin agitación, sin grandes rutas lúdicas, sin grandes divertimentos aparentes… se pueda disfrutar tanto, se pueda amar tanto, se pueda respirar tanta libertad, se pueda palpar la felicidad, se pueda encontrar a uno mismo. Mucha gente piensa que soy medio nuevo en el pueblo, y ya son ventinueve años sin faltar a la cita, porque cada año, al menos he ido un día. En mi infancia pasaba más de tres meses al año y ahora un poco más crecido con alma de niño me voy cuando me apetece, cuando quiero disfrutar de algo tan trivial como la compañia de una buena gente, a veces cabezones y cabezonas, tercos y tercas, pero que a mi me escuchan y aguantan, y eso me vale. Paradinas no sale en los catálogos de viajes turísticos, pero todos los que vamos o estamos allí, nos engancha. Especialmente maravilloso fue el verano pasado cuando volvía de Madrid cada fin de semana, alejándome de la tristeza. Dí nombre a muchas caras que conocía de toda la vida, muchos gestos ya tenían apellido y eso me hizo feliz. Tengo la suerte de que me llevo bien con todo el mundo, no tengo problemas con nadie, quizás porque no vivo allá. Me siento bien acogido vaya a donde vaya, puedo irme una noche de fiesta a Macotera con gente de otra peña y me lo paso genial. Pero Paradinas tiene algo que sólo encuentro en un sito más de este mundo. Tiene la paz que yo quiero que tenga y tiene el ritmo que uno quiera darle. Y hay dos cosas maravillosas: una, la puesta de sol desde la era de mi abuelo; dos, el paseo hasta la ermita, divisando la puesta de sol. Paradinas tiene el silencio que te amansa, y tiene la pasión que deriva en masturbaciones impetuosas de ilusiones. Un día de fin de semana, puedes buscarme para hacer cualquiera de estas dos cosas. Y compartiremos esos minutos donde la tierra huye de la cruda realidad del dia y recibe con alevosía noctámbula la luna y su tiempo. Yo no voy a cambiar el mundo porque no soy nadie para hacerlo. Pero permiteme, que nos permitamos pensar como nos gustaria que fuera. Estaré placentero de acompañarte, pero amigo o amiga, tendrás que buscarme, porque no se quien eres, y no me importa. Sólo se que eres un trovador de la épica. No tengas envidía de nada de lo que acá se cuenta, se dice o se sueña. Sigue cayendo intencionadamente por el pueblo. Los locos te lo agradeceremos porque necesitamos alguien para compartir las cosas sencillas pero que nos llenan. Me moriré si por ejemplo el día que alguna loca me aguante, no le gusta el olor a marrano, a vaca o tenga que miccionar junto a una tapia. Espero no tengas la misma mala suerte que yo. Bueno, loco o loca, un placer. No se si habré saldado tu ansia, puedo hablar de las personas… pero solo te digo que yo disfruto hasta de las malas personas. Nos vemos en la puesta de sol.
Canción para hoy:»Virus», Héroes del Silencio

Un comentario

  1. de verdad que eres unico para describir los sentimientos q te trae tu pueblo, cierto es q aunque pequeño se puede disfrutar de la fiesta y el lugar. el que alguna loca te aguante bueno eso ya es otra historia, pero alfinal alguien habra por ahi que quiera aguantarte y que le guste o al menos no le disguste eso que cuentas del olor a marrano o el miccionar al lado de una tapia. desde luego eres unico, sigue asi y no cambies te lo dice un amigo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.