Me siento cómodo en la vuelta a el camino de los excesos. Es mi mejor medicina para olvidar a Alicia. Ella quiere que la olvide y yo como buen caballero, obedeceré sus premisas. Todavía guardo en la retina sus labios equivocados y lo que es peor, sus frases inspiradas en mi confianza. He de irme en cuanto me sea posible a algún lugar de mar, arena y soledad. Es complicado entender que en tan poco tiempo me haya afectado tanto. Desconozco como responderé dentro de unas cuantas escenas. Por que son eso, escenas, lo que me espera cada día. Mi rabia romántica tambien será aliciente y vitamina para mis dias. Pero tengo acontecimientos que me hacen temblar de emoción por lo que nos espera. Los conciertos de Naïf y los de Héroes del Silencio. No tienen nada que ver y son momentos diferentes, pero ambos estarán llenos de emociones. El otro día leí una frase que si la hubiera firmado yo estaría impresa en los diarios y decia que «sin música está prohibido vivir». Lo dijo Nietzche, lo mejor es que esto lo dije yo en mi segundo o tercer día de pensamientos. Vamos a buscar sueños imposibles, o quizás no, quien sabe pero al menos vamos a salir a buscarlos no vamos a esperar que vengan a nosotros. Y puede que otra quiera pagar el rescate que solicita este firmante.
Canción para hoy: «Salitre», Quique González

3 comentarios

  1. Es maravilloso leerte. Gracias por darme tan bonita oportunidad y despues de tanto tiempo… Disfruta de los conciertos y dejaté llevar.

  2. Con un corazón al que le cuesta latir.

    No podías haber escogido mejor canción para hoy, que no lloren los ojos tristes, aunque yo no quiero olvidar, sino creer todavía. Soy un ingenuo

  3. Y que me quieres decir que no lo esté sufriendo. En ocasiones tus palabras son el reflejo de lo que no sé explicar y siento. De la vergüenza y el arrepentimiento al instante de perderla de vista. de lo que podía, tenía, debía haber hecho y no me atreví. y así una vez, y otra y otra en todas las oportunidades, cada vez más frecuentes, por cierto. Y después la soledad de una semana que pasa con la cabeza dando vueltas a la situación, sin poder modificarla ya, pero deseando haberlo hecho.

    Falta de valentía o vergüenza. Da igual, el final siempre es el mismo: la resignación.

    Pero, hasta cuando??

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.