"Quien quiera cambiar el mundo debe empezar por cambiarse a si mismo" - Socrates -

viva suecia
Share on facebook
Share on google
Share on twitter

Viva Suecia

Si una canción a veces resulta que es inoportuna entonces no digamos una colección de canciones que se agrupan en un mismo formato y que incluye sin remisión esa canción. Un disco.  Resulta extraño empezar así. Y puede, seguro, que tenga razón pero la mayoría de las veces es una vitamina, un revitalizador, un cicatrizante, un regenerador, una endorfina que sugiere placer.

¿Quien no tiene una canción favorita? ¿Una favorita dentro de un ramillete de favoritas? La razón por la que lo es no importa. No es de mi incumbencia. Es maravilloso tener un tema favorito. Es simplemente evocador. Tanta emoción suscita una canción favorita que te lleva al altar de la felicidad durante los minutos que dura, instantes que no quieres que se acaben jamás. Momentos compartidos o vividos en soledad, que más da, es la felicidad, es el placer, es tu canción.

Se viene un concierto que contiene unos cuantos temas muy evocadores. Una es mi favorita del año pasado. Tan maniqueista yo que “A donde ir” solo la puedo llevar al cielo y al infierno, de paseo con un collar, y soy feliz. Una canción con energía, con una melodía tan contagiosa, con una letra tan equidistante entre el si y el no que solo produce una sinergia de optimismo, de sobrepasar todo lo que nos preocupa y ocupa.

Un concierto tan esperado desde al menos la última vez que les vi, agosto pasado en el Sonorama. Que pedazo de concierto. Que amasijo de emociones entroncadas en un camino que iba a empezar. Cuanta gente disfrutando de su directo.

Hay más enemigos en la piel de los testigos que entre aquellos que juraban contra ti.

Pero es que ahora esa magnifica colección de canciones se presenta en otro estado emocional. Tan diferente que parece que entre el verano y el inverno ha habido un eclipse fatal. Tan diferente que he conocido al dedillo todas las canciones. Ha sido para mejor. Saber que se puede escribir cuando más heridas tiene uno. Un disco germinado desde el resquebrajamiento emocional.

“Otros principios fundamentales” sabe a un te quiero y a un cuídate como acuse de recibo. Sabe a un regalo involuntario que escucho todos los días. Sabe a la profundidad de una sima emocional, a una caída inconsciente. Me sabe a un plato de jamón los viernes por la noche con una buena cervecita.. Me imagina a una llamada a las dos y cuarto sin poder dormir con los labios puestos en su cicatriz. Me recuerda a donde no ir. A kilómetros conduciendo. Me invita a tener piedad, a poner el disco con el volumen a tope hasta que se rompan los sentidos. Me sabe a una Mahou en el Bolero, me sabe a una noche de pasión sin cordura. Me recuerda que todo es posible. Me evoca al riesgo, a luchar por lo que te gusta. Me inspira al puerto de Malmoe aunque sea lo único que conozco de Suecia. Me sugiere que coja la mochila, meta el disco y me vaya.

Con principios o sin ellos se viene un sábado lleno de emociones, una cabeza a punto de estallar, un carrusel de buenas canciones que ya ,algunas, forman parte de la banda sonora de mi vida.

Esperan un par de horas de buen rock, de letras acojonantes y sobre todo de una muy buena compañia y porqué no… de ti.

Canción para hoy: “A donde ir”, Viva Suecia ver aqui

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No hay que quedarse indiferente ante todo lo que nos sucede y por eso siempre hay que posicionarse

Todos los artículos escritos por @elambulante. Diseño y Realización hecho por @elambulante

Creado bajo la plantilla Generate Press y el plugin Elementor