"Quien quiera cambiar el mundo debe empezar por cambiarse a si mismo" - Socrates -

Un análisis olímpico

Se acaban las Olimpiadas. Un sinfín de día de entrenamientos que se plasman en diecisiete días de competición y en algunos casos pocos segundos de participación.
Diecisiete medallas para los representantes españoles. Yo lo califico de aprobado. Sin más. El mismo nivel que en las dos últimas olimpiadas. Quizás como toda la sociedad en general hubiera dado una nota más positiva si hubiéramos sumado más preseas que en anteriores ediciones y ello conllevara una superación de retos y una consolidación de la evolución del deporte y toda su infraestructura económica y social.
Todas las medallas son meritorias, todas; pero sobre todo nos llaman la atención las que en su inmensa mayoría son deportes minoritarios y de escasa repercusión informativa, social y económica.
Por ejemplo la medalla en Lucha, en Taekowndo, en Piraguismo representan la importancia de mimar a todas las especialidades olímpicas.
Un deporte emergente como el Triatlon consigue su empujón con Gómez Noya. El triatlon junto con las carreras populares o duatlon es un de los desahogos deportivos de la sociedad española actual donde la participación en estas pruebas se ha incrementado masivamente en los últimos meses.
La natación pesca dos medallas tan meritorias como emocionantes. Para mi, Mireia Belmonte, es la estrella española de estos Juegos.
Espectacular la España de Baloncesto; aguantar tanta presión para opositar al cetro olímpico frente a las estrellas estadounidenses. Un partido histórico para unos jugadores históricos: Pau y Navarro.
Guerreras y competitivas las chicas del Waterpolo y Balonmano. Una gozada verlas jugar!!
Y de las no conseguidas no podemos hablar de fracaso. En deporte, el fracaso no existe. El fracaso es no intentarlo, es no esforzarse, no sacrificarse. Sólo los opinadores de batiburrillo hablan de fracaso. Ni si quiera el Fútbol fue fracaso, ni el Tenis. El Atletismo es otro cantar. Por que lo que falla es su infraestructura y desarrollo de deporte de alta competición. Me remito a la popularidad del atletismo hoy en día en nuestras ciudades, en sus parques y circuitos urbanos. Hay que encauzar mejor la profesionalidad del atletismo.
Unos Juegos que nos han hecho disfrutar y lo peor es que quedan cuatro años para volver a vivirlos de una manera tan apasionante como esta. 

1 comentario en “Un análisis olímpico

  1. Coincido en lo del himno y le añado la bandera.
    http://bit.ly/TSJoWZ
    Se puede ver la botella medio llena, pero ha sido un fracaso (a medias): el total baja una medalla, las chicas suben un montón (bien) y los chicos la cagan hasta niveles de hace 4 o 5 olimpiadas; mira datos. La inversión en deporte no está dando buenos resultados.
    Manu

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No hay que quedarse indiferente ante todo lo que nos sucede y por eso siempre hay que posicionarse

Todos los artículos escritos por @elambulante. Diseño y Realización hecho por @elambulante

Creado bajo la plantilla Generate Press y el plugin Elementor