Un instante de felicidad

Fragilidad. Ternura. Ansiedad. Deseo. Anhelo. Felicidad.
Su sola presencia ilumina una vida desamparada. Su tacto indolente juguetea por entre mis dedos, buscando, quién sabe porqué un instante de complicidad o de auxilio.
Una sonrisa interrumpida por la ingenuidad de una vida que llegó ajeno a su voluntad, nadie le pidió permiso para ser gestado.
Felicidad es lo que atrapa el momento que atravieso un largo pasillo buscando un final, una salida y una razón.
Una dulce mirada de Adriana conjugada con suave y tierno beso sobre mi mejilla. Un complejo estado mental que se atenua con la mirada de un amante cómplice y genuino, labrado entre fracasos y aciertos como aquel que cometí el día que te conocí.
Un abrazo voluntario que abarca mi contorno con tal fuerza que bloquea mi respiración. Mi vida está junto a tí y de tí no me separaré. No preguntes y aprieta, fuerte que sientas mi álgido latido en tu pecho. Te quiero y me quieres y no quiero que dejes de quererme.
Busca, encuentra y no olvides un instante de felicidad

El tiempo entre costuras de Adriana Ugarte

Se acabó el amor. El idilio puso a prueba mi fidelidad. El duopolio Sira-Adriana llegó a su fin.
En un aburridísimo y decepcionante último capitulo del serial Sira Quiroga pone punto y seguido a una época de su vida, narrada y mostrada en la serie de manera emonocionalmente desigual a través de once capítulos que han demostrado el torrente de talento que derrocha la brillantísima Adriana Ugarte, adalid de esa historia espléndidamente producida por Boomerang Tv y exhibida por el grupo Atresmedia de forma arrolladora en cifras de audiencia. Una serie que con sus aciertos y errores, con sus licencias para crear tramas no incluidas en la novela homónima de María Dueñas ha generado en mi una simpatía hacia la misma que se origina en un maravilloso primer capítulo inspirado en varios aspectos fundamentales en mi vida: la belleza femenina, la música y la luz.
La belleza femenina ilustrada en un personaje llano como Sira Quiroga cargado en la pantalla de lenguaje ágil para el espectador, con una alegría propia de su edad, ligero de elementos barrocos y muy reconocible en gentes de la época. Un rostro desnudo de rimbonbantes máscaras femeninas y con voz agradable y dulzura angelical que invitan a seguir a la chiquilla que va ganándose el afecto de los televidentes masculinos gracias al derroche de pasión y entrega hacia la otra parte del trato del amor: el hombre. Sira Quiroga se va transformando en una mujer segura de si misma, instintiva y sobre todo persuasiva que conquista poco a poco con su elegancia, clase y pose a todos los que la contemplan; personajes, hombres, espectadores e ingenuos. Me incluyo en estos últimos. La historia se desarrolla mientras esta chica muestra poco a poco una imagen más madura y menos ingenua sin perder un gramo de belleza más al contrario, van imponiéndola un aire de grandeza, de mística clásica que la engrandece y la lleva al olimpo de las divas. Y así… fin de la serie.
Belleza femenina real sin interpretaciones por parte de Adriana Ugarte.
Adriana., es para el arriba firmante, el claro ejemplo de que una mujer no necesita estar buena para mostrarse como maravilloso icono de la belleza y ejemplo de lo que uno quisiera para si mismo como compañera de viaje. Como esta chica queda un poco lejos para mi y a decir verdad no creo que nos conozcamos, puedo derramar muchos elogios que nunca se volverán en mi contra.
He definido muchas veces a la mujer ideal, la perfección no existe, y los adjetivos más importantes personalmente que resalto a una fémina es lo relativo al encanto. Una mujer con encanto lo tiene casi todo. Y apartado por desconocimiento de las connotaciones personales de la señorita Ugarte esta mujer genera encanto en su mirada, en su pose, en su persuasión, en su dulzura, en sus lágrimas, en su sonrisa, en sus labios. Me encanta idolatrar a mujeres que no están buenas y que con un plus de naturalidad enjuagan sus supuestos defectos físicos. Chapeau por esta chica porque en la serie y en muchas de las promociones que la misma ha exigido en los canales de Atresmedia a explotado y mostrado una imagen muy beneficiosa para su carrera.

La música es sin duda alguna uno de los motores de mi vida.
Una melodía de piano encubre los primeros pasos de la serie. La música que inspira tanta calma es un remanso de paz que tanto disfruto en mi universo. Seguía la serie con una ganas inmensa de escuchar la edición de su banda sonora. Con gran entusiasmo hace un par de semanas encontré por fin la música creada por Cesar Benito para la producción. Sólo puedo dar las gracias al compositor por crear una música tan maravillosa, tan cercana a la belleza inspiradora, tan cercana al elogio indefinido.
La luz. No puedo esconder que al ver una promoción de la serie ver pasear a una chica por una playa infinita con poca luz, vestida de forma casual y hasta descuidada posar sus pies sobre la arena y mojarse los pies en un paseo desgarrador inspiró una empatía tal que no pude deshacerme de ella hasta ayer noche. Será porque me transportó a hace algo más de tres años en el mismo país donde está rodada esa escena aunque un poco más al sur, que me hizo imaginar que volveré a Essaouria y su playa mágica y mística bañada por mujeres que desgraciadamente van a la playa con enormes telas cubriendo sus cuerpos. Será que aquella playa sin fin pudiera ser otra vez caminada por mi.

Balón de Oro

Todos los premios son injustos, al menos, la mayoria… y no por quién lo gana si no por quien deja de ganarlo.
Desde que la revista France Football se inventó este premio en 1956 y posteriormente se asoció con FIFA para designar a su ganador desde 2010 nunca ha estado ajeno a  polémica, suscitada por el mundo del fútbol  valorando de distinta manera los méritos de unos y otros.
Tuve la oportunidad de ver la casi totalidad de la tediosa gala por televisión y pude comprobar el perfecto enjambre gestado por el France Football y FIFA para poner de manifiesto que lo que hoy en día se otorga es el valor de una marca y no el valor de meritocracia.
Indudablemente a día de hoy Cristiano Ronaldo y Lionel Messi son los dos jugadores de fútbol con mayor repercusión en todo el mundo con una distancia sideral a sus “perseguidores”. Pero la repercusión no es sinónimo de meritocracia (termino que no existe dentro de la RAE pero que mis distinguidos lectores sabrán relacionar).
En la gala se emiten imágenes de momentos destacados de los jugadores; goles espectaculares, reacciones emocionales, diabluras con un balón, etc y en el que de fondo (y no tan de fondo) salen anunciadas muchas marcas, patrocinadores y diferentes empresas que apuestan muy fuerte por invertir en el fútbol a cambio de repercusión en sus balances anuales. Brutal.
Futbolísticamente Ronaldo y Messi son dos jugadores magníficos, espectaculares y de una calidad indudable. Habitan el olimpo de los jugadores por dominar la mayoría de sus facetas muy por encima de compañeros de profesión: habilidad, velocidad, potencia, precisión e inteligencia son sólo algunas de las cualidades que los hacen maestros de este juego. Ahora bien, también habitan un lugar de donde es mucho más difícil apartarles que es el olimpo de las marcas y todos los intereses de sus patrocinadores para que uno quede encima del otro.
Resulta complicado entender que el Balón de Oro se lo lleve alguien que en su club no ha ganado titulo alguno. Si bien, no es necesario esta situación creo que sustentar su trayectoria en títulos colectivos enriquece el premio. Ya en años anteriores ha habido grandes estrellas que no salieron campeones en campeonatos con sus clubes y fueron agraciados con el este galardón.
Ribery, Xavi, Iniesta, Silva, Benzema, Busquets, Ibrahimovic, Alonso no gozan de un prestigio tan abrumador como el del argentino y portugués. Y sería largo y tedioso considerar el porqué.
En conclusión. Este premio no glorifica al mejor jugador del mundo, premia a los méritos contraídos en el terreno de juego del ultimo año y hasta que eso no quede impregnado en la filosofía de quién vota tendremos durante unos cuantos años más el eterno debate y puja por saber si un premio es para Ronaldo o para Messi. Los otros no tendrán derecho por muchos méritos que hayan contraído. Lo advierto hoy. Me darán la razón tal día como hoy en años sucesivos.

Avalancha 95 VS Despierta 13

Presenta el mañico más universal su anticipo y sencillo de su próximo disco “Palosanto”. La canción que tenemos como presentación es “Despierta” y viene envuelta en un videoclip que de nuevo realiza Alexis Morante cargado de contenidos en 3D y espectaculares efectos especiales en contraposición a la sencillez de la nueva canción de Enrique Bunbury. El sencillo está compuesto según palabras de su autor dentro de un disco contemporáneo y actual no teniendo ningún aspecto de revisión de influencias y gustos. Hasta aquí hechos objetivos.

Realmente es una mierda. Sorprende que la belleza poética que siempre ha acompañado a Enrique esté abandonada en esta canción, ya veremos o mejor dicho oiremos el resto de sus canciones a partir del 29 de Octubre. De temática totalmente actual intenta enviar un mensaje de movimiento de la sociedad y contra la apatía. Ciertamente que se agradece que un artista de su proyección, carrera y compromiso trate estos temas con naturalidad y dentro de la actividad que mejor sabe hacer que es componer canciones. En el videoclip podemos ver al rockero zaragozano enviar al carajo un discurso del Presidente Rajoy rompiendo con un bate de béisbol la televisión que emite dicho discurso. Preludio de la canción, presentación de credenciales.
De melodía hermosa resulta demasiado sencilla su comprensión e incluso adolece de metáforas y eufemismos que siempre Bunbury ha sabido insertar y manejar con destreza en toda su obra.

Claro que este mensaje que nos quiere presentar contra la mansedumbre, la resignación, la apatía y el sometimiento político podemos escucharlo de una forma más vehemente en Avalancha, tema compuesto dentro del disco homónimo de Héroes del Silencio y que en 1995 dió nombre a su último disco en estudio. Con un cariz insolente Avalancha representa firmemente el mensaje que hoy casi veinte años después Enrique Bunbury presenta en su último y decepcionante single. Huelga decir que la opinión sobre Avalancha son palabras subjetivas carentes de voluntario eclecticismo.

No obstante deseo que el mensaje insertado en su canción cale en la población aunque tarde llegará en forma de gira en territorio hispano, no visita España hasta Junio de 2014.

Las tetas de Alicia

En una perversa y anodina noche, en las postrimerías invernales y aplicando el código impertérrito de los onanistas en estado vegetativo, hallé sin menoscabo de mi honradez, una imagen voluptuosa a la par de sensible e inspiradora a la par que nostálgica. Mi saliba en la garganta se deslizó de forma repentina, abrupta y precipitada una y otra vez sin cesar observando con incredulidad ese don de la naturaleza que Alicia posee y que alguna fuerza proviniente del espacio exterior le ha regalado y que ella, muy generosamente, nos enseña, mejor dicho, nos muestra en parte para que ejerzamos la imaginación como juego de adolescentes invadidos por la llegada de la primavera, pero que Alicia  nos muestra en todas las estaciones del año.
Es Alicia una joven a la que le une una conexión espiritual conmigo. Y es así porque defiende con su muestrario de ropa interior que el buen gusto, la sensibilidad y el poderío no van reñidos con el noble arte del vaivén manual, con el estruendoso grito fustrado de deseo y con la voracidad del deseo masculino

No hay mujer que no levante mi admiración cuando con suma delicadeza y persuasión muestra sus encantos naturales a lo largo de su cuerpo. De Alicia, no se si por suerte o por desgracia, sólo conocemos su torso, que ya es mucho conocer. Conocemos su voz, dulce y aterciopelada, sin brusquedades sonoras que hacen susurrar el supuesto encanto que tienen en persona. De Alicia conocemos la inteligencia y el valor porque mostrar sus lolas todos los días supone enfrentarse al martirio de lo dimes y diretes. Lista porque para que incluya en su web publicidad hay tenerlas bien puestas y además bonitas y saber a quién sugerir.
Ciertamente que mi parte preferida de una mujer es la cara. Sin duda alguna. De Alicia no conozco su cara pero fea no puede ser, es imposible; primeramente porque no hay  mujer fea, sólo mal vista.
Y no se si esta valenciana que airea su agenda personal con su pléyade de seguidores permite transgredir su barrera de la feminidad con ciertos comentarios que pueden no gustar a los odios, pero desde este mi universo transmito mi más profunda admiración por Alicia, por presentar la belleza de su cuerpo ante la breve derrota de los machos que la vislumbran cada día.
Verdaderamente, sus tetas, es el país de la maravillas.

La maldad de las personas

Cada día, a falta de positivismos, siempre conocemos a alguien con alguna maldad. De aquí a que sea mala persona hay una largo camino pero si que supone un desengaño temporal para el que comprueba que, en el fondo o en situaciones complicadas, las personas somos muy egoístas.
Debería buscar alguna cita filosófica que inundan la red para embriagarme de energía positiva pero ante tal magnitud de la avalancha de fustración, no es inconveniente un análisis calmado, sereno y objetivo de la realidad que me rodea y que a ti también te afecta ya que aunque no la compartimos todos vivimos dentro de una realidad.

Si has comprendido algo de lo expuesto hasta ahora es mejor que no sigas leyendo, si como debe ser, no entiendes nada no te esfuerces en la comprensión puesto que el firmante vive en el centro de la contradicción y es probable que toda la vibra negativa esté en su interior. Después de todo, ninguno somos santos, ni beatos y son muy pocas personas las que tienen “encanto”, algo tan rebuscado y anhelado por el que suscribe por que ese encanto es una atmósfera que envuelve a ciertas personas. Tanto ellos y ellas con ese encanto te hacen la vida más agradable y supone una bombona de oxigeno en las relaciones personales. Uno a veces se cansa de tanto ahondar en el corazón de un amigo, de un compañero de fatigas. Si no hay donde rascar, no profundicemos donde  no se puede prospeccionar. Aceptemos las malas caras, la desgana y los improperios. Aceptemos la dejadez, el olvido, la desidia. Aceptemos que somos diferentes. Que su maldad no es eterna. Dejemos que las personas vuelvan a ser personas de nuevo.

La prisión será mi hogar

Agarrado a los barrotes de mi celda vivo pensando, si ahí, en el espacio exterior se vive en una real libertad o se vive libre realmente. Aprisionado estoy aquí por los opresores que creía yo tan abstractos y ahora están tan cerca que los siento y padezco entre mis brazos.
Millones de compatriotas viven tristes, decaídos, plomizos, desesperanzados y sin ilusión. La realidad es más drástica que la ficción y somos conscientes que nuestras vidas están cambiando, cambia nuestra actitud, cambia nuestro pensamiento y cambian nuestros planteamientos. Lo que ayer podían ser supuestos teóricos hoy son realidades. Mi amigo X dos años sin empleo y sin visos de tenerlo, mi amiga Y tres años desempleada al igual que su marido, mi madre trabajando horas y horas de más con un salario mierdoso, la gasolina un veinte por ciento más cara que hace un año, suben el IRPF, mi amigo el cirujano B trabajando salvando vidas con medios insuficientes y mas gestionados, nos incrementan la tarifa eléctrica un siete por ciento y el gas un cuatro, la Administración Pública en vez de invertir……revierte hacia la miseria.
Este gobierno del PP elegido por once millones de traidores engañados, entre los cuales están muchos de mis amigos, nos lleva por la senda equivocada hacia el abismo. Si, españoles, si; hacia el abismo y ese abismo será que desgraciadamente los servicios de ayuda básica de alimentos se multiplicaran por que mucha de nuestra gente no tendrá ingresos y se verá obligado a hacer cola en la sede de Cáritas a por su racioncita de alimentos para darle de comer a su familia. Estos fascitas del PP (ruego conozcan verdaderamente el significado de “fascista“) nos avocan a la negación de la sociedad en beneficio del individuo, es decir, “sálvese quien pueda que yo tengo la pasta y lo que te pase a ti me la suda” o “maricón el último”. Todas las medidas económicas del Gobierno del intolerable e indigno Rajoy pueden ser democráticamente discutidas por teóricos economistas y demás personal especializado pero lo que no puede ser permitido ni por ti ni por mi es tener un gobierno reaccionario e impulsivo que toma decisiones según suceden las cosas. Lo último y lo más grave en mucho tiempo no es que los tramposos y los listillos de este país se queden sin su castigo por defraudar si no que vengan a recordarnos con amenazas de leyes sobre nuestras libertades. Hay que recordar que ya hay una legislación al respecto sobre incitación a la violencia pero que se mida por el mismo rasero a una persona que hace una sentada pacíficamente a un lanzamiento de objetos, comprenderán ustedes donde me encontrarán, en las barricadas claro, luchando contra la opresión social a la que nos guia el PP. Nos rasuran elementos básicos de bienestar social conquistados a lo largo de años de democracia, fuera esta del color que fuera y no podemos permitir que se nos venga a decir “es lo que hay que hacer”. Que ahora se modifiquen leyes ya existentes sólo para cultivar la ideología del miedo y que se nos intente acallar nuestro pensamiento con amenazas de penas carcelarias, amenazas que pretender amedrentar. Y yo le digo: Sr. Ministro, aquí está elagitadorambulante. Puede usted llevarme preso que sólo la lucha nos devolverá la justicia social por la que tanto hemos luchado. Seré el primero en fortificar mis barricadas, volveré tras las pancartas en contra de la injusta reforma laboral, estaré en los piquetes en la próxima Huelga General. Lucharé contra sus medidas llenas de reaccionismo dogmático liberal. A mi no me van a tener a su lado, voy a estar en frente. Creo que no nos deberían desafiar.