El disputado voto del señor idiota

la cena de los idiotas

Voy a votar el próximo domingo. Esto lo tengo claro. Ojalá todas lo tuvieran igual de claro que yo y también, porqué no, igual de decidido.

No voy a votar al PSOE porque ha sido absolutamante incapaz de conformar un gobierno cuando se daban condiciones para ello.

No voy a votar al PP porque estos son los de la reforma laboral, los de la ley Mordaza, los de los sobres, los de los mamporros antes que el dialogo, los de las concertinas, los de la gurtel, los de destruir los discos duros de su ordenador, los de yo no se nada, los del todo para mi bolsillo y a los demas que les jodan…

No voy a votar a Vox porque son unos fascistas, unos defensores sin ambajes del periodo más catastrofico de la historia reciente de España, porque son unos racistas, unos supremacistas, unos españoles de banderita de pulsera pero que cotizen otros por mi.

Nos queda garganta, puño y pies

Vetusta Morla

No voy a votar a Ciudadanos porque tiene el lider político más perverso del panorama nacional, porque su personalismo anula a su partido, porque se apoya en votos de Vox para gobernar, porque un día es blanco y al rato es negro, porque se cree más español que cualquiera de nosotros, porque se cree el salvaguardia de la patria.

No voy a votar a ningún partido minoritario porque no tienen papel relevante.

Voy a votar a Unidas Podemos. Claro que si. Aunque mi voto en la provincia de Salamanca va a tener un valor que se reduce a las cenizas de la papeleta. En una provincia tan conservadora muy lejos nos vamos a quedar de conseguir un diputado. Pero es el voto de la rabia, de apoyo a un proyecto político en el que creo con todas sus imperfecciones como imperfectas son los lideres y cabezas visibles de esta coalición. Unidas Podemos no es sólo Podemos. A ver si alguien se entera de una jodida vez. No comparto con Podemos muchos cosas, sobre todo sus formas. Pero mientras Izquierda Unida defienda por mayoria esta coalición va a tener mi apoyo. Aunque aquí, en mi tierra, no sirva para mucho. Pero aunque el voto caiga al vacio, mi voz y mis manos están libres para seguir peleando por un pais mejor.

Pedro, el renacido

Si alguien de los que leen estas lineas se retrotraen al 1 de octubre de 2016 y le dicen que apenas dos años y medio después Pedro Sánchez ganaría unas elecciones generales por una mayoría holgada probablemente les daría un jamacuco simplemente con pensar sobre esa improbable situación. Si los votantes socialistas se ubicaran en las misma situación que los lectores de este blog pensarían que un alud de locura e imaginación desmedida habría soterrado su mente y se había llevado por delante la poca cantidad de sentido común que le quedó a la familia  socialista después de empujar al precipicio al entonces secretario general Pedro Sánchez, hoy el renacido.

Ningún ciudadano español se creía en aquel momento y si no «que se muera fran» la posibilidad de que ese político defenestrado por su propia ejecutiva asaltara la Moncloa definitivamente, y más después de haberla habitado diez meses tras una moción de censura. Ahora es diferente. Ahora la victoria es clara, holgada y amplia. Una situación absolutamente inimaginable el 2 de octubre de 2016.

El renacido Pedro Sánchez será el presidente de todos los españoles durante cuatro años. Yo no me fío del Psoe. No me fío y no creo en ese partido porque siempre ha sido el partido rojo rojisimo en campaña electoral y naranja tirando a azul en el gobierno. Los últimos hechos así lo demuestran; no derogaron la reforma laboral del PP, no llevó a cabo el impuesto a la banca prometido, sigue con la privatización de Bankia después de todo lo que nos ha costado y en Europa han votado este año a favor de los planes de pensiones privados. Solo cito algunas de sus acciones en los últimos años.

Increible. El 2 de octubre de 2016 este tipo estaba en caída libre. Ahora es el renacido.

Sin duda alguna, es un buen ejercicio de encaje de bolillos democrático la próxima legislatura porque lejos de sumar solamente con Unidas Podemos va a tener que sacar leyes importantes negociando con muchas sensibilidades e intereses políticos. Ahora bien, la mierda de ley electoral nos lleva a que por ejemplo 52000 votos cántabros valgan mucho más que 325000 votos del PACMA que se queda fuera del congreso. Sánchez va a tener que lidiar con los que quiere aprobar leyes pero también soportar una dura e implacable oposición de Partido Popular y Ciudadanos. El partido del mentiroso Rivera va a ser un frontón en los próximos cuatro años. Pueden ajustarse bien sus tímpanos para escuchar los mismos calificativos cansinos durante lo que dure el ejercicio de gobierno socialista.

A Sánchez yo le haría un monumento. O quizás, que se yo, algo para reconocerle lo que ha hecho en este tiempo. Y no por la accióne gobierno, si no por la capacidad de regeneración.  No seré yo quien le adule como gurú político pero el hecho es que el político despeñado y empujado por su propia gente desde lo más alto del precipicio ha renacido con una ferocidad inimaginable e incuestionable y se postula como el referente europeo de la social democracia ante el avance de la extrema derecha en el conjunto del continente.

Esperemos que los españoles seamos beneficiarios de verdaderas políticas progresistas y nos aleje un poco más de la precariedad tanto social como económica.

 

Ser idiota no es para toda la vida

Estamos ante a una elección que hace pocos meses tenía unos componentes muy diferentes a los que hoy tenemos y es que el auge de Vox ha trastocado el corriente funcionamiento de la democracia. Y es esto, la democracia, la que va a recibir un duro varapalo por la gran repercusión que va a tener en forma de votos el partido ultraderechista, por calificarlo de alguna manera, Vox. El zarpazo que va a propiciar al Partido Popular va a ser histórico y además se han despertado demasiados votos que estaban dormitando en la desidia de otras formaciones o simplemente en la abstención de la derecha. Es lo que tienen las masas, que llaman a los individuos y los espectáculos de amalgama de gente en los mitines de estos elementos hacen que gente se refugie en una manada ante la incapacidad de pensar nada por si mismo. A mi Vox me lleva a recordar una frase mítica y recurrida a menudo por diferentes personas y que es válido en numerosas direcciones, «El patriotismo es el último refugio de un canalla». Quizás el votante desencantado de todo encuentra en la demagogia de Vox un estupendo disfraz a su voluntad presuntamente democrática.

Un idiota no lo tiene que ser toda la vida

Quiero creer, y repito, solo quiero creerlo que hay mucha gente que vota por ignorancia pero hay otros cuantos idiotas, yo diría que muchos que llegan a millones.  Demos la generosa oportunidad de que el idiota se redima de la idioted de votar a Vox. El idiota hace idioteces, Vox es una muy grande en la democracia española pero, claro, los que somos demócratas admitimos a todos los que piensan diferente. Ellos, no. Si pudieran aniquilarían a los rojos comunistas, a los progres y a todos los que están en el espacio político opuesto con esa ley que pretenden sacar de armas. Sin contenido político de calado, sin unas medidas minimamente realizables, sin un riguroso estudio de viabilidad de su programa Vox ha ejercido mediante una brillante demagogia una influencia brutal sobre millones de personas. Votar a Vox es llevar al país al guerracivilismo. Y lo peor no es que Vox logre un solo diputado, lo cual ya es un fracaso para la democracia española, es que hay partidos que no se oponen a pactar con ellos. Hay lineas verdes que jamás deberían transitarse.

Posdata: hay que conocer el significado de idiota antes de emitir cualquier valoración, les facilito el trabajo aquí

Mi voto es para:

¿Los Principios o El Sentido Común? Una papeleta, una intención para un mismo destino: el abismo. El próximo gobierno español será ,sin remisión, el que nos guie hacia un fondo de escenario oscuro y profundo. La posible mayoria absoluta del PP nos enrocará en una partida donde irán cayendo los peones y sobrevivirán todas las reinas del juego, es decir, quien más tiene. Pero esa cuestión será objeto de otro articulo en este blog antes de las eleccíones.
Si por otra parte los nacionalistas catalanes son juez y parte en el gobierno una porción de este pais será aún más desigual y vivirá en inferioridad de oportunidades. No seré yo abogado defensor del nacionalismo español pero dentro del territorio que somos y que está formado por quien quiere estar, debemos tener un principio de igualdad que ahora en ese fracaso del desarrollo de las autonomias no tenemos, debido y gracias en parte a la gran generosidad de los hipócritas nacionalistas e independentistas catalanes.

Un más que improbable gobierno socialista nos llevará a… ¿quien sabe donde? demasiado nos han decepcionado estos, sobre todo, dos ultimos años como para ilusionar a izquierdistas convencidos.
Por lo tanto, hay algunas soluciones:
– abstención: sería la identificación de la complicidad con la indiferencia. Y ahora, no quiero quedarme en casa como si nada pasara.
– voto en blanco: una posibilidad que creo que va a aumentar en estas elecciones. Es la más coherente con todas las ideas expuesta en movimientos a partir del quince de marzo. No los votes pero vota.
– partidos muy minoritarios: los hay y muchos pero gracias a nuestra justisima ley electoral será dificil que alcancen el tres por ciento en nuestra circuscripción y por esto, no tienen derecho a entrar en el reparto.
– Izquierda Unidad: para un izquierdista es una única opción, la verdadera opción. Probablemente hay excesos en su ideario y en su programa electoral pero para los moderadamente izquierdistas puede ser un buen refugio. Su defensa de la intervención publica en la regeneración economica española es, sin duda, su apuesta más sensata y defendible. Es un ricón politico obligatoriamente visitable para los que buscan una sociedad más justa e igualada.
– UPyD: el gran problema de esta organización viene de su fundación. Está liderada por una demagoga liberada de estrecheces y acotamientos politicos. Dicho esto, su nacionalismo español concuerda en su amplia mayoria en lo expuesto anteriormente. Propone medidas coherentes y de como decimos con sentido común.
Por lo tanto el votor será para una formación con la fortaleza ideologica de IU y el sentido común de UPyD. Como no puedo introducir dos papeletas en la urna, tengo que decantarme por una de ellas.
Y lo estoy; ya está sobre mi mesa la papeleta introducida en su sobre de Izquierda Unida. Los principios.