"Quien quiera cambiar el mundo debe empezar por cambiarse a si mismo" - Socrates -

Salamanca, Tierra mía.

En días precedentes Salamanca ha estado activa en la red de redes, bien por el artículo en El Pais donde se invitaba a debatir si nuestra ciudad era cool o bien por el hastag en Twitter relacionado con la salvación de nuestra Unión Deportiva Salamanca. En relación con mi UDS del alma aquí sólo hay un culpable que pasa sus ratos jugando a las cartas y a las apuestas deportivas en la red. Como se aburre con esto pues ha hecho un ERE en una de sus empresas, que por cierto hasta hace dos años ganaba millones de euros de beneficios, pero para este individuo la culpa la tienen, como casi siempre, los pilotos. J.J. Hidalgo puede ser todo lo salmantino que quiera él pero dejó la UDS peor que la cojió, se lucró directa e indirectamente y se fue dejando un agujero del que ahora parece que no se puede salir de su fondo. Hildalgo culpable!
Del otro tema, el artículo del El Pais Viajero citaba a Salamanca. Un artículo que no desgrana ninguna opinión pero que abre el debate sobre el significado de nuestra ciudad hoy en día.
Si, es mi tierra pero me aburre. Si, es mi tierra pero me abruma. Si, es mi tierra pero me indigna. Si, es mi tierra pero ilusiona. Si, es mi tierra pero….
Salamanca es una ciudad casi ideal para tener un trabajo con cierta estabilidad, un sueldo alrededor de mil euros, tu pisito, tu familia y tus hijos. Es cómoda para ver crecer a tus crios. Pero no podemos olvidar ni obviar que cada vez hay menos críos. Y porqué hay menos crios? Hay menos trabajo, hay menos recursos económicos. Hay menos ideas, hay menos investigadores, hay menos incitadores al movimiento. Hay menos innovadores. Pero sobre todo lo que tenemos es una pasotismo castellano que derrocha hipocresía allá por donde hablamos. Siesos de educación. Nos conformamos con los soplagaitas caciquiles que hemos tenido (y tenemos) como políticos. Dirigentes que no han querido vertebrar una ciudad ligada a la cultura y que mejor manera de ensamblar cultura y economía que con una industria cultural que nadie quiere arriesgar por ella.
La gente critica la oferta cultural. Yo no. Critico que no haya riqueza a partir de cultura. La oferta cultural me parece muy comercial pero al menos, hay. Tenemos infraestructuras correctas para el numero de habitantes. Pero tú que lees este articulo o tu padre criticará que no hay oferta y yo te pregunto cuantas veces vas al cine al año. O cuantas obras teatrales disfrutas. Por cuantos conciertos has pagado en el último año?. La cultura es para quien quiera disfrutar de ella pero todo tiene un montante y a parte de las aportaciones de las administraciones públicas si no hay consumo por parte de la ciudadanía no es sostenible.
Salamanca tienen que espabilar, hacer espabilar a los politicuchos que se preocupan más de echarse la culpa por lo que dejan de hacer.

2 comentarios en “Salamanca, Tierra mía.

  1. Alguna puntualización: no es "nuestra" tierra; estruvo antes y estará después de nosotros. La cultura no tiene que ser cara, se transmite (Centro de Cultura tradicional); es una forma de que tod@s abran su mente, aprecien ideas nuevas y constaten que las cosas pueden ser de otra manera (esto nunca ha gustado a los poderes "fácticos"; cuanto más inculta sea la gente, más fácil de manejar). Ser conservador es no evolucionar, no cambiar, no adaptarse; estar arriba para pisar a los demás, acumular y, en todo caso, conceder limosnas. Hay que subvertir este orden caduco, corrupto e injusto. ¿Cómo?, lo sabemos, pero cada uno en su casita, escondido …¡hasta que vayan a buscarlo!. Pronto no se podrá discrepar de lo que opinen los señoritos o los amos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No hay que quedarse indiferente ante todo lo que nos sucede y por eso siempre hay que posicionarse

Todos los artículos escritos por @elambulante. Diseño y Realización hecho por @elambulante

Creado bajo la plantilla Generate Press y el plugin Elementor