"Quien quiera cambiar el mundo debe empezar por cambiarse a si mismo" - Socrates -

Share on facebook
Share on google
Share on twitter

Moriría por tu voz

Solo, aislado de la felicidad, agasajado por el desanimo, siento resucitar al escuchar tu voz. Cierro los ojos y no veo más, no percibo más que la dulzura de tus manos hechas voz, que susurran, que me calman, que me enamoran. Esa voz a veces agitada a veces pausada, siempre contundente en sonoridad pero suave.. te quiero y no te conozco, te deseo y no te he probado, te añoro y no te he encontrado pero no te calles, háblame; leeme esos versos de Pedro Salinas o si lo prefieres de Juan Ramón Jimenez. Háblame de mi tierra como Machado, habla, habla, quiéreme hablando que con la ternura de tu voz rozo mis labios a los tuyos y empapados en deseo se deslizan por tu cuello. Ese jadeo… terso y excitado, como tu voz, pidiendome perdón. Peca pero no te calles, no te calles que será tu mayor pecado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No hay que quedarse indiferente ante todo lo que nos sucede y por eso siempre hay que posicionarse

Todos los artículos escritos por @elambulante. Diseño y Realización hecho por @elambulante

Creado bajo la plantilla Generate Press y el plugin Elementor