Mis amigos

Esta aventura es demasiado corta y si no la vives bien acompañado, será más triste su disfrute. Estos días tan recomendables para todas las personas han sido una buena reclusión de reflexión mediante disfrutaba de mis días de asueto. Pero, aunque sea injusto, que ya afirmo que lo soy, debo nombrar a personas. Personas que hacen lo sencillo fundamental que es hacerme partícipe en cada medida de su vida.
Grande Rosendo subiendo y bajando cada cuesta del camino, miles de pedaladas hemos dado, hemos bebido decenas de cervezas y sobre todo hemos sufrido entendiendo el sufrimiento como el esfuerzo de superación para alcanzar los retos. Días enteros juntos y los que quedan.
Patricia, doctora, de engendrar los sueños jovenzuelos a verte toda una mujer con tu bata de las ilusiones adolescentes.
Yolanda y su chozita. Que remanso de paz dentro de la jaula madrileña. Que buen gusto dentro del desorden capitalino.
El indio hipotecado comparte paseos y cañas por mis enemigas calles madrileñas.
Y tú…. Bárbara estuviste bárbara. Eres amor dentro del amor. Que sencillo resulta escucharte porque sólo hablas desde el corazón. Cuanto amor y cariño hay a tu alrededor, todo es más sencillo cerca de tí. No para de escuchar “Tú” desde que me alejé de tí. Ese Shuarma. Y todas esas almas que me muestran tanto cariño cada vez que te visito.. Luci, Veros, Raquel… jo… que lejos estais!
Y que voy a decir de los mios de Paco y Kiki y Elvi y Javi. Que grande eres Mateos!
Gracias, gracias especiales a Rosendo y Bárbara.

Deja un comentario