En todos los hombres el aspecto exterior denota cual es su aspecto interior. Cuestión de aspectos o no la barba puede ser como la prima de riesgo: crece, crece, crece y a no ser que alguien diga unas palabras que insuflen otra energia que haga rebajarla. Pero y cuando la barba no para de crecer, porqué será? Barbudos inmortales que tuvieron la constancia, la paciencia y la personalidad de serlo durante toda su vida adulta: Da Vinci, Dickens, Valle-Inclán fueron elementos anormales en su tiempo, genios en sus campos donde su personalidad se reflejaba, en parte, en la ostentosa pelambrera que colgaba de su mentón. Pero sin duda el tiempo que no empleaban en afeitarse lo dedicaban a crear obras de artes, talentosos vestigios de su vocación artística cada uno en su campo. En este año descubrí otro barbudo, Ray LaMontagne. Un buen artista. Unas buenas canciones “Trouble”, “Forever my friend” y sobre todo “Let it be me”. No tengo arte, no tengo constancia, no tengo nada… bueno, tengo barba.