La unidad de España ahora si que está en duda. No fueron los sociatas los que con cesiones a las reformas de los Estatutos de Autonomía de algunas Comunidades Autónomas fragmentaron España. En gobierno socialista España seguía vertebrada con sus mismos ejes, se empezó con el fin de ETA y la mayoría de los territorios se sentían a gusto en esa presentación de país. Pero han llegado los de “una, grande y libre” para rasgar la cortina y encender estallidos nacionalistas por doquier. Por que sean cuestiones políticas o temas económicos o leyes importantes, a las gaviotas sólo tienen el argumento neoliberal conservador europeo: “es lo que hay que hacer”, “es una irresponsabilidad…”, “eso no interesa a los españoles”…..
Dicho esto, al partido del gobierno, ya sea en esta posición o en la oposición, se le acaba ese miserable argumento del interés general. Desconozco como se define semánticamente el hecho de querer adueñarse de una idea global para por medio de ella lucrarse personalmente. Me explico, cuando sale Soraya y dice “lo que los españoles quieren es trabajar y mientras usted comete la irresponsabilidad de ….”, cuando sale Cospedal y dice “lo que tiene que hacer el PSOE es estar del lado del gobierno para ayudar a España….” Llevan nueve años hablando de la generalidad del país cuando a ellos no les ha votado la mayoría de este país, sus votos no llegan al 50%.
Y ahora, ahora tampoco interesan a los españoles la decencia de los políticos, las mentiras de un Sistema que no se revisa en los cuatro años de legislatura. A España le interesa que el partido que Gobierne cumpla lo que promete en campaña electoral. España estaría aliviada si el Presidente, como ha hecho su colega británico, pidiera perdón por adoptar medidas que no estaban programadas. A España le interesa, nos interesa un país donde tengamos el dominio de nuestro futuro. Un país donde la honestidad política no fuera una noticia. Donde la inmoralidad no sea titular de prensa.
España se rompe porque no hay debate. España se rompe porque los colectivos de toda índole están hasta los huevos de caraduras, ladrones y vagos. España se rompe porque no hay un Gobierno abierto a dialogar en un momento tan extremadamente duro para la clase baja y media de nuestra sociedad. España se rompe porque no hay mano izquierda. España se rompe porque no se escucha a la calle. España se rompe porque la reconciliación nacional es simplemente imposible. Nadie se baja del burro y el burro, al final, se cansa y nos da una coz.