Amaia, yo tambien soy gordo!

No importa que tengas una voz exitosa, una voz que te ha llevado a vender millones de discos, a actuar en cientos de lugares increíbles y una voz que pone altoparlante a decenas de canciones que hacen felices a un montón de gente.

No es momento de juzgar de tu obra, no. ¿Para qué? No es momento para escuchar tus nuevas canciones, para intentar prestar atención a tus letras. No, no es momento para evaluar si me gusta tu puesta en escena.

Pero si es oportuno hablar de lo gorda que estás. De lo deforme que pareces. De lo imperfecta que encuadras en televisión y del susto que me produces al verte después de tanto tiempo desaparecida. De vagar por programas de segunda linea en formatos basureros.

Con o sin redes sociales el marujeo no cesa. Es el deporte nacional, con una implantación uniforme por todo el territorio. Y además no requiere esfuerzo.

Te diré una cosa, mi desconocida Amaia. ¡Yo también soy gordo!

No me gano la vida con mi voz, ni con mis letras, ni con mis conciertos. Vivo fuera del mundo del espectáculo, de la imagen y de la persuasión. No ensayo ni aprendo técnicas nuevas de vocalización. No me esfuerzo en crear canciones que me hagan feliz y también que haya personas que tengan la osadía de escucharlas y disfrutarlas. Pero soy gordo. Soy gordo porque quiero.

Hazlo tu también. Y si quieres, claro. Y si te apetece.

Hay muchas y muchos sujetos que prefieren hablar de lo ajeno. Déjalos. Que vacíen su minúsculo intelecto hablando de la forma física de una persona. ¿Alguien te ha preguntado el porqué estás así? ¿tiene que haber una respuesta? ¿necesitas otra apariencia para cantar bien?

Detesto estos tiempos de enviar al cadalso a una persona por su imagen, por su condición. Atrapados viven en el mundo de la perfección pero mirémonos. Criticas a alguien por su anchura y tú tienes unas lorzas hermosas adosadas a tu cuerpo. Criticas a alguien por unos supuestos arreglos de taller pero tú te maquillas todos los días hasta cambiar tu expresión o te peinas de tal forma que deformas tu nacimiento natural.

Serán tiempos que fusionamos la frustración y la ilusión. Querer formarnos una imagen encuadrada dentro de  los cánones de la belleza perfecta actual pero mostramos las imperfecciones más hermosas que nos podemos regalar.

Y asimismo es tiempo de ir contra la escaleta esterotipada de vida. LLegar a una edad con los “deberes” hechos.

No fue el 8-M un día en vano. También sirvió para visualizar la frivolidad con la que juzgamos la apariencia femenina y la condescendencia hacia lo másculino.

Amaia, yo te animo! #vivecomoquieras

Un si a la huelga

huelga feminista

Ni siquiera en temas tan sensibles como la igualdad este pais consigue mostrarse unido. La huelga convocada el 8 de marzo es un momento único para visualizar la clara desigualdad en el que hoy, en pleno siglo XXI vive, o sobrevive, la mujer. Pero parece evidente que si eres de derechas y conservadora no la vas a secundar ni si quiera a apoyarla y si eres progresista vas a a protagonizar y respaldar la convocatoria. Una lástima. Y lo es porque más allá que no suscribas en su totalidad el manifiesto convocante si que muestra el hartazgo de un gran desesquilibrio histórico hacia el heteropatriarcado que precisamente esta fecha y esta huelga pretende mostrar.

Será porque he vivido siempre con mujeres , y afortunadamente piensan en muchas cosas diferentes a mi, que mi admiración, devoción, estima y respeto hacia ellas es simplemente infinita.

Pongamonos a analizar cualquiera de nuestras triviales situaciones diarias. En muchas, no existen esas distribuciones de roles por los que ahora estamos luchando. A cuantos de ustedes les chirrian los oidos cuando en la televisión o en la radio, un político, generalmente del espectro de la izquierda politica, habla de cualquier tema y alitera la expresión “todas y todos”. Este pequeño gesto que en ocasiones parece un signo cansino de modernez de etiqueta progre solo intenta muy lentamente visibilizar y mostrar que la sociedad la compartimos a partes iguales mujeres y hombres y que en ningún caso debe haber prevalencia. Hoy día son más dañinos los micromachismos, estas pequeñas cosas que no damos importancia , en teoria, que pasan de un timpano a otro y no nos generan ningún cortocircuito mental pero que van horadando los derechos en forma de malas costumbres que las grandes tragedias que alimentan los informativos, demasiadas veces al año. Si vamos eliminando esas pequeñas y rutinarias conductas machistas estoy seguro que acabaremos exterminando el mayor de los delitos que es quitar la vida a quien nos la da.

alejado de cursilidades, romanticismos y actitudes dominantes hay que empezar a dejar claro que las mujeres requieren urgentemente una igualdad inapelable en todos los ámbitos de nuestra vida. Tenemos que ser iguales, tan sencillo como eso.

Las derechistas puede que tilden de extremistas y violentas a las activistas femeninas y estas a su vez de cómplices y servidoras de lo establecido a las otras. Ambas se equivocan y seguro que ambas tienen muchas cosas en común en su ideario feminista.

Si esta huelga, que no está convocada oficialmente por ningúna organización política en concreto, hubiera sido capaz de verse en toda la sociedad por una huelga apolítica otro gallo nos hubiera cantado pero claro, en esto tampoco vamos a cambiar porque si se lucha por algo vamos a identificarlo con unas y si se lucha por otra cosa nos iremos con las otras.

Sea como fuere, esta muestra de poderio femenino no hace más que reflejar el cambio que se va a realizar en este siglo, simplemente, porque al menos en España, ya son más. El cuento va a empezar a cambiar.

García, el Dios de la radio

supergarcia el dios de la radio

Como de niño no me gustaba mucho leer, aprendí de mi padre el hábito de escuchar la radio. En vez de navegar entre páginas de libros para niños afinaba mi oido para oir la radio. Y lo que me gustaba escuchar era deporte y en cualquier momento y lugar; en el autobus que me llevaba a El Helmántico, en el coche de mi padre y lo que más me gustaba era oirla en el viejo transistor que tenían mis padres en su habitación. Y sobre todo que llegara la noche para escuchar esa mágica sintonia https://www.youtube.com/embed/XGSy3_Czz8k> que era el preludio de  “Muy buenas noches y saludos cordiales” 

En los 80 claro que fui al cole pero cualquier noche de vela y sobre todo si se aproximaba cualquier partido del Real Madrid me hacía estar pegado a la radio y la culpa era de una voz aguda, persuasiva, de ritmo cansino y pico fino. Fue el creador de abrazafarolas, mangarranas como términos nuevos para mi oido. Pero sobre todo fue el azote de mi equipo que por aquel entonces era el Real Madrid y sobre todo de mi gran ídolo que era Michel. Todas las noches había que hablar de Madrid, de Mendoza, de Hugo y también de Padron, de Maguregui, de Nuñez

El español

El español

Últimamente me irritan muchas cosas, me enojo en exceso con cosas tan poco susceptibles de cabrearme. Intento desatascar las tuberías de mi ímpetu con una buena canción o con una idea que en nada se parezca a la razón de mi cabreo.

Y es lo que tiene que en los últimos años haya aumentado mi interés por la historia que aunque siempre me gustó nunca me había apasionado tanto y había despertado una continua sed de aprendizaje. Y vinculado con la herencia del conocimiento, con la transmisión del saber de unos a otros, con la comunicación entre personas que se entienden en un mismo idioma no son pocos los años que presto especial atención al mal uso que damos de nuestro precioso “español” o “castellano” especialmente en los medios de comunicación y en personajes relevantes de nuestra cultura.

Una escena trivial que pudo suceder en miles de hogares españoles sucedió en el mio hace pocos días cuando en el telediario de la televisión pública española y mientras se informaba de un dato económico el periodista afirmó ” (una compañía de aviación) se ha postulado como la aerolínea low-cost más puntual del año 2017“;

Pero vamos a ver, alma de cántaro. Tú, que te dedicas a comunicar..¿ no puedes utilizar unas palabras españolas que sustituyen sin ninguna alteración de significado a lo que has querido decir en inglés….?

No abogo por ser cursi pero si por tener un minimo interés en el buen uso del castellano. Cuidar un poquito lo que nos sirve para la comunicación entre generaciones.

No se que sucedió en su casa pero en la mia, mi madre ,estupefacta, me preguntó que quería decir loucost visiblemente molesta con la utilización inapropiada. Lógico que personas que no han estudiado el inglés vean como la invasión de expresiones foráneas es tan abusiva como innecesaria.

Después de contestarla, aumento su grado de enojamiento al comprobar que en castellano podemos decir lo mismo.

Otras de las palabras que me sacan de quicio es “basket”. Muchos, la mayoría me atrevería a decir, periodistas deportivos intentan hacer del uso continuo de este termino inglés un hábito extrapolable a las conversaciones de la gente para dejar de usar un vocablo tan hermoso como “baloncesto”. Y además de no conseguirlo quedan retratados como auténticos paletos al acortar la palabra y hablar del “basket” español o del “basket” americano o del “basket” del patio de su casa como si pensaran que están utilizando correctamente el anglicismo. Cesta no es sinónimo de basketball por lo tanto toda esa panda de locutores que partido tras partido nos hablan de “basket” en vez de “baloncesto” se quedan en evidencia y que más allá de utilizar términos que funcionen en el periodismo habría que recordarles que uno de los objetivos de los medios de comunicación es la transmisión de historias de unas personas a otras con la necesidad de ser y hacerse entendido.

Mi preocupación por la pérdida del buen uso de nuestra lengua me aterra. No es necesario que todos tengamos matricula Cum Laude en el conocimiento y uso del español pero si que tengamos la mínima preocupación de transmitir generación tras generación un idioma común que con sus lógicas evoluciones no pierda las raíces.

Me aterra el hecho de que sean medios de comunicación públicos los que promuevan el uso de expresiones inadecuadas o inapropiadas ya sea por falta de conocimiento o por la perseverante idea de poner de moda ciertas palabras.

Es inevitable afirmar que el siglo XX ha supuesto una revolución en nuestro idioma con la aceptación debido a varias razones de palabras inglesas y francesas en nuestro precioso idioma. Palabras que hoy pensamos que son nuestras como fútbol, estándar, besamel y un largo etcétera provienen de otros idiomas y todo este catalogo de palabras importadas se ampliará, pero, ¿hasta donde?

Opinadores

No se cual es el límite del bien y del mal pero si donde está la envidia y el compañerismo. Se puede ser compañero y ser envidioso.
Una mezcla peligrosa. Jordi Évole tiene compañeros envidiosos, sanos, claro está.
A los que nos gusta su fórmula en “Salvados”, el programa que dirige y edita maravillosamente los domingos por la noche en La Sexta podríamos caer en el juego fácil de las loas y alabanzas por su escenificación inverosímil del 23-F y dejar claro que mostró el camino al engaño del espectador. Podríamos, otros, criticarlos por jugar con tan importante acontecimiento histórico.
Personalmente, me ha gustado todo lo que ha rodeado su programa, el cuál no he visto, ni pienso verlo completamente porque con diez minutos del principio y cinco del final me ha bastado para entender todo el revuelo de opinión en diarios, webs y redes sociales.
Yo le felicito. Me gusta su forma de haber orientado el engaño. Y me jacto de columnistas y opinadores profesionales que sin talento defienden su audiencia y lectores con el argumento de la descalificación y fácil inquebrantamiento de la historia.
Me gusta que Évole esté por encima de ellos.

La incultura del cine español

La fiesta del cine español o la batalla de los del cine, según queramos verlo, se celebró anoche en Madrid premiando a los mejores cineastas de la industria española.
“Vivir es fácil con los ojos cerrados” de David Trueba y “Las brujas de zugarramurdi” de Alex de la Iglesia fueron las más premiadas en la gala que presentó de forma tediosa y aburrida Manel Fuentes. Por momentos, tuve que pellizcarme para despertar de una pesadilla y es que el amanerado showman rozó lo patético con chistes previsibles y una escasa imaginación.
Los premiados ya los habrán descubierto ustedes. Verdaderamente sorprendente fue el acaparamiento de estatuillas por parte de la obra de Trueba. Agradable y sentida resulta su película. Pero algo excesivo me parece que no haya habido un reparto más efectivo de los premios ya que esta edición a mi entender no presentaba una candidata previsiblemente arrolladora.
En esto, me sorprende que “La gran familia española” no haya obtenido ninguno de los premios gordos. Daniel Sánchez Arevalo presentó un film emocionante y por momentos divertido gestionando muy bien a los diversos actores que acaparan el protagonismo en el mismo. Creo que mereció alguno de estos premios.
No obstante, aconsejo y recomiendo que vayan a verla si se vuelven a reestrenar en las salas de cine.
Pero lo verdaderamente importante para mi es que hemos asistido de nuevo a la batalla inútil del descrédito al cine español.
El ciudadano es libre para elegir qué hacer. Pero no consiento las actitudes que se basan en ataques feroces, oprobios, ignominias e insultos por el hecho de una idea política o condición religiosa, afiliación emocional o empatia personal.
He visto y oído críticas al cine español con descrédito vilipendioso y enjuiciando un todo conociendo un nada.
No pongo en juicio permanente las actitudes personales de cada uno. Si el sr. Bardem decide tener un hijo en una clínica privada, si su bolsillo le permite pagar una planta entera de un hospital, si tributa en su país de residencia…Ciertamente que resulta insignificante para mi, mientras cumpla con su deber para con la ciudadania española. No presupongo como bodrio una película de Alfredo Landa por el hecho de que fuera votante del Partido Popular al igual que una película de Garci o de Almodovar por su condición de vaya usted a saber que.
Han criminalizado a todo el gremio, a todos los cineastas españoles y cuando digo a todos es a los que tienen y no tienen iniciativas reivindicativas. A los que se pronuncian o no sobre un ley promulgada por este o por otro gobierno.
El cine es mucho más que todo esto. El cine, por naturaleza, es crítico.
Una parte asentada en la derecha española no entiende o no quiere entender la importancia de una industria potente. Mientras en otros países se cuida y se mima cualquier tipo de actividad económica en este país nos dedicamos a envolverla en catarsis a condición de su ideario político.
La contradicción planea sobre nosotros. La bajada de impuestos es una receta de los neoliberales a lo largo de la historia. Los desprestigiadores oficiales como uno que escuché esta mañana en la Cope hablan de fin de subvenciones. Estos incultos e ignorantes no saben o no quieren saber que el rédito que un país cobra por impulsar una industria como el cine es de saldo positivo. Las subvenciones regresan a la caja del Estado en forma de impuestos, de transacciones…
En vez de criticar tanto por condición política me gustaría que maduramos la idea de ir al cine y si no te gusta la idea pues la de consumir cine de forma legal en la distintas plataformas de alquiler.
Pero para criticar al cine español, por favor, vean las películas.

Gamonal resiste, Gamonal enciende la mecha

Será que este país languidece mientras se resigna o será que este país necesita alguien que le de una patada en el culo para espabilar.
Eso es lo que han hecho en las últimas fechas los vecinos del barrio de Gamonal en la capital burgalesa. Porque han sido ellos los que han dicho a España ¡estamos hasta los huevos!.
Han alzado la voz, han movilizado a sus vecinos, han congeniado con buena parte de la ciudadania española y las personas de toda clase y condición que habitan ese barrio y otros también en Burgos, nos han dicho que ya basta de chorizos, prevendas, tejes y manejes de caciques ocultándose entre cargos políticos de toda índole. El coto de caza de Mendez Pozo se ha revelado pacíficamente, por mucho que medios conservadores digan lo contrario, contra el amo y señor de la capital burgalesa desde hace más de treinta años.
Los vecinos de Gamonal se han negado a pagar casi veinte mil euros por una plaza de parking subterránea con la excusa de hacer un bulevar que resulta un tanto inútil.
Me llegan testimonios de oriundos del lugar comentando el hartazgo que viven esos castellanos en todo lo que hace uno de los “poderosos” de la comunidad, Mendez Pozo, copropietario de la televisión de Castilla y León además de poseer en solitario otros medios de prensa escrita. Se les han hinchado las pelotas a los burgaleses de que tanta decadencia social y económica en el barrio tenga como solución una obra que enriquecerá a unos pocos y no paliará ninguna de las necesidades sociales que tiene el barrio.
Quien haya acudido a las concentraciones de ese barrio habrá podido comprobar directamente que tipo de gente ha acudido. Me juego un órdago a que la inmensa y abrumadora mayoría no tenía ninguna connotación política. Simplemente reivindicación social. Claro que esto los medios conservadores no lo presentan así. Históricamente en concentraciones masificadas se han refugiado elementos incendiarios que utilizan la violencia como diversión. Esto ha pasado siempre: eventos deportivos, concentraciones sociales, manifestaciones, etc. Supongo que en Burgos no será una excepción. Pero ellos no representan lo que verdaderamente nos han querido decir los vecinos de Gamonal. Estamos hasta las pelotas. Nosotros hundiéndonos y vosotros comiendo del pobre. Hasta aquí hemos llegado. Bravo Gamonal!!