El paraiso se queja

elambulante

Una llamada de teléfono. No. Fue un mensaje de estos modernos de mensajería instantánea. Sin ningún emoticón.

Estamos anclados a un teclado que no existe. Que surge según la necesidad y se ofrece a nuestros dedos, tentados de escribir lo que deseamos y que con alarmante asiduidad se equivocan. Pero nuestro cerebro no se equivoca en lo que leemos, con sencillez entendí aquellas pocas palabras…

No hay que empezar siempre por lo bueno cuando lo malo es tan infinitamente malo. Un vacio tan enorme que el sol ya no es el mismo en Paradinas desde que se apagó definitivamente Teo. Es algo que va mucho más de lo carnal, el espíritu que me unía a mi pueblo aunque son sus hermanos y hermanas los que cruelmente me recuerdan que yo no soy de allí. Menos mal que quedamos los buenos y hacemos por vernos en el pueblo sin justificarnos nuestro origen.

Dedicarte un sueño, cerrar los ojos y sentir oscuridad inmensa enredado a una luz

(Héroes del Silencio)

Con o sin origen el pueblo ya no es lo mismo. No tengo a nadie a quien visitar y los restos de esa casa son los vestigios que año a año, nochevieja a nochevieja seguirán en pie siendo alumbrada por la catedral.

Una misma batalla y un vencido y una vencedora.

Valiente, es poco! Entereza inmensa. Generosidad sin limites. Así ha llevado el proceso mi madre. Un año en el que nos ha regalado valor a raudales. Simplemente ha tocado hablar poco y hacer mucho. Y termino el año sencillamente admirando a ella y a todos y todas las personas que pasan por un trance así.

Y si este año, el más aleccionador de todos, lo aderezas con un par de bodas de las que tienes un monton de ganas de asistir, unos cuantos kilómetros pedaleados sobre el sillín de la felicidad, un cumpleaños rodeado de (casi) todos los amigos y unos pocos días en mi pueblo pues no queda más que añadir que hay que buscar nuevos retos para el año que empieza.

Quedan los errores cometidos, más graves por torpes que fueron y que me van a lastrar en “Dinas Land”.

Y sobre todo, que tenga la capacidad de ser libre escuchando música.

Les deseo un año lleno de experiencias, buenas y malas, y que les lleve más allá de sus expectavivas.

Los días a tu lado son profesores

Como duele la complicidad cuando traspasa el humbral de lo permitido por los sentidos de la amistad, como defrauda la lealtad conyugal cuando anhelas la libertad y el porqué de mi silencio cuando te veo sonreir me conduce al débil pensamiento del fustigamiento emocional. No es tan dificil amar sin ser amado y es complicado recibir amor sin entregarlo. Esto es, quedémonos juntitos!!
Así, sin discusiones. Tú en tu sofá y yo en mi rinconcito. Tú con tu libro y yo con mi música. Tú con tus trapitos y yo con mis ronquidos. Tú con tus peinados y yo con mis trapitos.
Quedémonos así, quedémonos bien queridos!!

No me acuerdo del último orgasmo pero anoche me humedecí

Y además fue sin sudar. Sin trabajar. No hubo cortejo. No persuadí. Me lo dieron todo hecho.
Me sentí en el sillón después de viajar trescientos kilómetros y cual vicioso cuadrúpedo sexual empecé a gozar nada más empezar del meneo de mis sentidos, del placer de mis ojos, del tacto digital.
Uno, dos, tres y no se cansaban de menearla, sobarla y entregarla. Movianse.
Cuando mi imaginación se plasmaría en la conjunción perfecta, denoté, cierto hostigamiento de la veguería que imperaba mi sesión, así que paso previo por la despensa para vitaminarme emergió un bajito para chutar y ahhhhhhhhh.
Palpitaron los labios de todas las mortales a ver a los locos bajitos orquestar aquel vaivén acompasado.
Y me pedía más. Relamía con energía al comprobar que estaba dispuesta a dar batalla.
Pues otro y se acabó.
Bien servidos que se fueron a casita los uruguayos y yo sin alterar mi pálpito, vi a mi equipo ganar dando una lección incuestionable.

Saber que tú vales

Dos gintonics, por favor!!
Cualquier conversación podría resultar intrascendente pero cada agua tónica combina mejor con un tipo concreto de ginebra. Las personas son como las tónicas, le pega mejor un tipo concreto.
Ante eso, las burbujas, fina o gorda, cobran una importancia extraordinaria y no podemos caer en el desinterés por saber si al primer sorbo, uno está contento con la combinación escogida. Irrumpe el frescor del combinado por el paladar, se inmiscuye sin opción al retroceso por la garganta y se convierte en estupendo digestivo al depositarse en no se donde parte de mi cuerpo.
Es una escena corriente, pero no una conversación trivial. Es fundamental la atmósfera, el sentimiento y sobre todo, la cuestión del dialogo.

Y cuando más navegas en su interior parece que no eres más que alguien que queda muy lejos a nivel profesional, el conocimiento me abandona.
Queda aparcado el caballo llamado deseo e infringir las leyes cotidianas es lo que me hace sentirme así. Ni siquiera su matrimonio supone una barrera, porque si ella quiere, la salto. Voy a arrojarme a tus brazos y hacer de nuestra locura el caos. Voy a nadar desnudo en tu oleaje y vararme donde las fuerzas me abandonen. Voy a embestir al abordaje tu mirada cautiva en la tristeza de tus días. Voy a arrojar, no la toalla, no, no la arrojaré… voy a arrojar toda la cobardía que me axfisia desde que existe el pálpito en la caja motriz. Voy a perdonar el silencio aterrador de tus labios. Voy a romper las ventanas. Voy a mirarte y cegarte.
Nada entre tu y yo parece ser igual pero desde la distinta perspectiva todo confluye en las raíces de nuestras vidas. Sólo se que de tus palabras aprendo cada día, cada instante. Sólo se que lo que yo aporto puede valer lo mismo.

Yo, culpable

Que ganas, amor, tenía de sentirte. Te tengo abandonado pero no olvidado, te llevo dentro de mi pero parece que prefiero otras cosas que escribir en tu regazo. Vaya la que me han dado hoy!! Pues nada, con más ganas estudiaré y emprenderé nuevas aventuras. No me dejes, no me olvides.

El cariño inoportuno

Esta racha de cariño inoportuno, esta cantidad infinita de besos que regalo cada noche, tantos que desgasto su tez, esta invitación a “sea usted feliz”, esta timidez que se confunde con el miedo, este licor de tacto agresivo, estas caricias que presentan mis respetos, esta parodia del deseo carnal sin disfraz, estos versos que confunden a mi prima la rubia. Estos pantalones que no desabrochan la inocencia, esta blusa que grita para estar tirada en la alfombrilla, estas sabanas que sudan por bulerias, estas manos que te acarician para que no te despidas, estos ojos que te desnudan a ritmo lento sin premuras, estos dedos que imaginan tu compañia.

Esa manita…

Las resacas domingueras están para lo que están; no para madrugar, acicalarse e ir al futbol. No son horas. Y así nos va. Los de pucela nos han dado la manita, al final del partido eso sí. Cinco golitos como cinco soles han caido en nuestra porteria. Y a todo esto es normal. Pepe, que no tienes ni idea. Que no se puede jugar de una manera cuando no tienes ni idea en como hacerlo. Que para jugar al patadon tienes que tener una segunda linea agresiva y anticipatoria. Que no, que Perico es el malo y no los arbitros. Que Kike es el que mantiene el equipo y lo envias al banco…. que no, que no!! coño!!. Mi sueño en la vida es ser presidente de la Unión. Y a falta de tres millones de euros que me den el control solo me quedan la pasión y el amor por mis colores para desenfrenar la pasión. A pesar de todo, Hala Unión!!