"Quien quiera cambiar el mundo debe empezar por cambiarse a si mismo" - Socrates -

Amaia, yo tambien soy gordo!

No importa que tengas una voz exitosa, una voz que te ha llevado a vender millones de discos, a actuar en cientos de lugares increíbles y una voz que pone altoparlante a decenas de canciones que hacen felices a un montón de gente.

No es momento de juzgar de tu obra, no. ¿Para qué? No es momento para escuchar tus nuevas canciones, para intentar prestar atención a tus letras. No, no es momento para evaluar si me gusta tu puesta en escena.

Pero si es oportuno hablar de lo gorda que estás. De lo deforme que pareces. De lo imperfecta que encuadras en televisión y del susto que me produces al verte después de tanto tiempo desaparecida. De vagar por programas de segunda linea en formatos basureros.

Con o sin redes sociales el marujeo no cesa. Es el deporte nacional, con una implantación uniforme por todo el territorio. Y además no requiere esfuerzo.

Te diré una cosa, mi desconocida Amaia. ¡Yo también soy gordo!

No me gano la vida con mi voz, ni con mis letras, ni con mis conciertos. Vivo fuera del mundo del espectáculo, de la imagen y de la persuasión. No ensayo ni aprendo técnicas nuevas de vocalización. No me esfuerzo en crear canciones que me hagan feliz y también que haya personas que tengan la osadía de escucharlas y disfrutarlas. Pero soy gordo. Soy gordo porque quiero.

Hazlo tu también. Y si quieres, claro. Y si te apetece.

Hay muchas y muchos sujetos que prefieren hablar de lo ajeno. Déjalos. Que vacíen su minúsculo intelecto hablando de la forma física de una persona. ¿Alguien te ha preguntado el porqué estás así? ¿tiene que haber una respuesta? ¿necesitas otra apariencia para cantar bien?

Detesto estos tiempos de enviar al cadalso a una persona por su imagen, por su condición. Atrapados viven en el mundo de la perfección pero mirémonos. Criticas a alguien por su anchura y tú tienes unas lorzas hermosas adosadas a tu cuerpo. Criticas a alguien por unos supuestos arreglos de taller pero tú te maquillas todos los días hasta cambiar tu expresión o te peinas de tal forma que deformas tu nacimiento natural.

Serán tiempos que fusionamos la frustración y la ilusión. Querer formarnos una imagen encuadrada dentro de  los cánones de la belleza perfecta actual pero mostramos las imperfecciones más hermosas que nos podemos regalar.

Y asimismo es tiempo de ir contra la escaleta esterotipada de vida. LLegar a una edad con los “deberes” hechos.

No fue el 8-M un día en vano. También sirvió para visualizar la frivolidad con la que juzgamos la apariencia femenina y la condescendencia hacia lo másculino.

Amaia, yo te animo! #vivecomoquieras

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No hay que quedarse indiferente ante todo lo que nos sucede y por eso siempre hay que posicionarse

Todos los artículos escritos por @elambulante. Diseño y Realización hecho por @elambulante

Creado bajo la plantilla Generate Press y el plugin Elementor